Sin categoría

Terapia de pareja

¿Cuáles son los objetivos de acudir a terapia de pareja?

El objetivo principal de la terapia cognitivo conductual es recuperar una relación casi perdida, no obstante existen otros objetivos que persigue este tipo de terapias como es, el tener una ruptura poco conflictiva, en efecto, que produzca el menor daño posible en ambas partes implicadas y las personas que les envuelven, tanto si es para romper la relación o para recuperarla.

Además, y pudiéndolo clasificar como el objetivo más importante es el de enseñar a las personas implicadas a poder solucionar y resolver los conflictos futuros por ellos mismos, sin asistencia externa.

Teniendo en cuenta por otro lado que una pareja se compone de dos partes, es imprescindible buscar la solución en ambas, utilizando de este modo unos recursos que se ajusten al tipo de motivo que provoque los problemas de pareja. Desde este punto de vista cabe mencionar la importancia de ser feliz, pero no sin trabas, sino sabiendo solucionarlos, enfrentándose y adaptándose a ellos.

En atención a la problemática expuesta, la terapia de pareja solo es un recurso fácil de adquirir y con muy buenos resultados que de manera gradual, aumenta entre la población debido a la manera en que la sociedad borra el estigma que producía la consulta a profesionales para solucionar y resolver problemas en la estructura de pareja. Las metas serán establecidas por el par bajo la conducción del terapeuta.

Mejorar la comunicación

Solidificar la relación, optimar la comprensión manejando las diferencias y resolviendo problemas. Entre estos, uno de los más frecuentes suele ser el cómo superar una infidelidad. Superar una infidelidad es uno de los motivos principales por el cual las parejas se plantean ir al psicólogo especializado en psicología clínica y empezar métodos terapéuticos.

Suelen ser muy comunes también las dificultades entre la pareja y los hijos en un divorcio, por ejemplo. Otro tema que debemos ver cuando tratamos el conflicto en la familia con o sin hijos es la parte de la experiencia del sexo como elemento de satisfacción en nuestra vida.

Rebajar la tensión

Se debe rebajar la tensión entre los dos miembros de la pareja y aprender, fomentando el progreso individual de los dos miembros ya que el análisis de los conflictos puede ser una buena ocasión de cambio tanto a nivel personal como de pareja.

Estos procedimientos basados en la psicología clínica son válidos para solucionar posibles dificultades sexuales, la terapia de pareja también puede servir como preparación pre-matrimonial si se quiere perfeccionar la comprensión y la relación antes del matrimonio.

¿Qué ejercicios para terapia de pareja se pueden realizar?

Detrás de las discusiones y malentendidos siempre existen pequeños problemas no resueltos que son los que hay que encontrar. Para ello, se intenta favorecer el diálogo, dejando de lado el monólogo, aprendiendo por tanto a hablar y escuchar, en definitiva empatizar, entender y respetar.

En la terapia de pareja, ejercicios realizables hay de distintos tipos dependiendo del tipo de enfoque: individual o en conjunto, en pareja en la intimidad o en pareja en la consulta. Entre estos y de forma gratis y online os enumeraré algunos de los más importantes y sobre los cuales se han observado los mejores resultados.

Suena difícil y lógico a la vez, pero intentar crear nuevos recuerdos y nuevas vivencias puede ser el mejor ejercicio. Por ejemplo, salir a tomar el aire juntos, leer un libro en común o hacer la comida juntos haría más fácil el crear buenos recuerdos y buenas nuevas sensaciones.

Alejarse del mundo y del día a día. Apagar el teléfono móvil y dedicar un rato íntimo para hablar cada uno de sus sensaciones. El día a día, la rutina a veces nos priva de estos momentos tan importantes para una relación. En los casos que haya niños, aun es menor el espacio íntimo del que se dispone, en estos casos, los otros familiares (hermanos, abuelos, etc.) nos pueden ser de ayuda extra.

Tener alguna afición personal puede favorecer la comunicación, añadiendo cosas sobre las que hablar en los momentos que antes hemos comentado.

Los tratamientos no solo pueden realizarse de forma presencial ante un profesional, en muchas ocasiones no se acude a pedir ayuda por vergüenza o falta de tiempo. A continuación se exponen algunos de los ejemplos de ejercicios que favorecen la comunicación, una de los motivos principales de crisis y malas rachas en las relaciones.

El primer paso es encontrar y adjudicar un momento al día de charla como hemos comentado, preferiblemente por la noche, en la que se cuente todo lo sucedido durante el día, los problemas y alegrías, momentos divertidos y todas las anécdotas, así como hablar de sentimientos, si ha estado triste, alegre, cansado o malhumorado.

Asimismo, la tecnología no solo sirve para romper la estructura de las parejas, sino para unirlas más, de manera que puedes dejar mensajes de texto o de voz, eso sí, sin agobiar. Desde este punto de vista, es importante demostrar los sentimientos de amor y cariño a la persona que queremos tener al lado.

Por ejemplo se puede intentar hacer una lista de virtudes o cosas que os gustan de la otra persona, acompañando esta lista de una dedicatoria final, lo que puede ser un muy buen regalo en cualquier momento del día. Otra idea puede ser la de dejar un mensaje positivo cada mañana junto con el desayuno o al levantarse de la cama, lo que producirá un sentimiento de felicidad para todo el día. Esto lo podríamos resumir en una frase como: “intercambio de conductas positivas“.

Otro aspecto que debemos considerar es la necesidad de independencia, conceder momentos de soledad, lo que no significa dejar de compartir paseos, comidas o momentos de descanso. Finalmente, se aconseja mostrar gestos cariñosos durante las salidas en grupo, sin hacer un circo de ello. Estos gestos son gratificantes y reconfortantes. Y sobre todo, hablar y comunicarse en todas las cosas que nos molestan, aunque parezcan una tontería, aprendiendo también a respetar lo que molesta a nuestro/a compañero/a.

En la terapia de pareja, el ejercicio beneficiosamente más importante es no creer que la pareja estará ahí pase lo que pase. Han de seguir ganándose su amor y su cariño día a día para favorecer la plenitud de la relación.

¿Qué es necesario para empezarla con éxito?

Antes de iniciar y acudir a terapias de parejas, ambos miembros de la pareja que quieren acudir deben estar seguros de querer seguir con la relación. Deben no dar por perdido o por acabado nada. Además, son consecuentes de que cada uno es responsable de la situación y están abiertos a cambios en sus actitudes y a implicarse con el proceso del tratamiento. El hecho de una vigente infidelidad, estando alguno de los dos interesado en una relación alternativa con otro individuo, dificulta (por no decir que imposibilita) la terapia de pareja.

De forma general, podemos decir que mejora la efectividad del proceso que ambas partes enumeren algunos aspectos positivos de la relación, al margen de los problemas que existan.

Conclusión y punto de partida

En la mayoría de las relaciones aparecen momentos de desacuerdo, infelicidad o rutina que pueden poner punto y final al compromiso, incluso en el caso de los miembros de parejas cadadas, el divorcio y posible problema con los hijos(si los hay). Es por ello, que con valentía y sin prejuicios, deben buscar terapias de pareja que ayuden a recuperar aquello que un día fue tan importante para ambos.

Así pues, aunque el día a día sea normal, no obstante, existen días en que hay que olvidar la rutina y sorprender, interesarse por los problemas que envuelven a la el cónyuge, entenderla, recuperar la confianza y la comunicación.

De este modo, si no os es posible solucionarlo por vuestra cuenta, podéis consultar en páginas de Internet destinadas a este tipo de terapias, como la nuestra, donde os podremos apoyar con algunos consejos. Sobre todo, dejaos ayudar a encontrar y recuperar aquellos sentimientos de amor y pasión que formaron vuestra pareja, aprender de nuevo a ser felices juntos.

Seleccionado desde: https://terapiadeparejaweb.com/

disfasadTerapia de pareja
Leer Más

Cómo actuar frente niños que muerden y pegan

Muchos niños responden a la frustración a través de puñetazos, mordeduras, arañazos y otras formas de agresividad. Este comportamiento se considera normal en la primera infancia pero los padres deben evitar que esta conducta sea habitual.

Muchos padres se preguntan alarmados si es normal que sus hijos pequeños peguen o muerdan a otros niños o incluso a sus padres u otros adultos. Para responder a esta pregunta hay que tener en cuenta algunos factores como la edad del niño y el contexto en el que ocurre ese comportamiento.

Es completamente normal que aparezca alguna forma de agresividad entre los 2 y los 4 años ya que en esta edad el niño tiene muy poca tolerancia a la frustración y se enfada cuando las cosas no ocurren como desearía. Como en esta edad los niños no dominan aún el lenguaje, manifiestan su frustración pasando a la acción, ya sea llorando, gritando, con rabietas, pegando, mordiendo, etc.

Los especialistas sostienen que no es raro este tipo de agresividad en los niños pequeños ya que es en esta etapa cuando empiezan a interactuar socialmente y de forma lógica surgen los primeros conflictos. Situaciones en las que dos niños quieren el mismo juguete, o el lápiz no pinta o se le derrumbó el castillo de arena son situaciones en las que el niño puede frustrarse y responder con agresividad.

Responder con una conducta agresiva de este tipo ante una frustración es un comportamiento habitual en los niños de esta edad, por ello los padres no deben alarmarse si sus hijos pegan o muerden en alguna ocasión a algún compañero de clase o a algún adulto.

No obstante, si esta actitud se repite con frecuencia, es preciso intervenir para reducir y evitar la agresividad y violencia. Cabe destacar que la prevención de conductas agresivas es muy importante y la mejor edad para impedirlo es en la edad preescolar, de hecho representa la mejor oportunidad para impedir el desarrollo de casos de agresión física crónica, según señalan los expertos.

Factores de influencia para una mayor agresividad

Si bien cada niño es un mundo, existen algunas situaciones que pueden predisponer a que el niño desarrolle un patrón de conducta más agresivo:
  • Variables personales: niños con poco autocontrol, que muestran poco respeto a los demás y son emocionalmente inestables tienden a mostrar mayor agresividad entre sus iguales y adultos.
  • Variables familiares: niños expuestos a situaciones complejos en el ámbito doméstico como el divorcio o separación de sus padres, u hogares con un ambiente negativo o el uso de métodos educativos no adecuados predisponen a que el niño sea más agresivo.
  • Variables ambientales: los medios de comunicación y el entorno en el que se desarrolla y crece el niño también influencian en su comportamiento y modo de afrontar las situaciones frustrantes.

Consejos sobre cómo actuar

No hay que alarmarse, pues como ya se ha comentado éste es un comportamiento que forma parte del proceso normal de crecimiento y socialización del niño. No obstante, es importante recordar la destacada influencia que tienen los padres en el desarrollo de una posible conducta o agresiva de su hijo. Por ello es muy importante predicar con el ejemplo y prestar especial atención a no reaccionar con agresividad ante situaciones frustrantes.

A continuación se listan una serie de consejos para evitar la conducta agresiva en los niños:
  • No ser indiferente a sus ataques.
  • Ayudar al niño a exponer lo que le pasa con palabras.
  • Normalizar el cómo se siente.
  • Enseñarle que se puede reaccionar diferente cuando algo sale mal.
  • No enfadarse o gritar.
  • No responder a sus exigencias.
  • Enseñarle a ser paciente.
La mayoría de niños, después de los 4 años, desarrollan el lenguaje y ganan habilidades en comunicación, de manera que van sustituyendo la conducta agresiva por una conducta más reflexiva y comunicativa.
Si la agresividad del niño no coincide con las edades esperables para éste comportamiento ni con los contextos esperables (situaciones de cambio como la muerte de un ser querido, mudanza, etc.) es conveniente consultar a un profesional que nos pueda aclarar la situación y orientar para resolverla.
disfasadCómo actuar frente niños que muerden y pegan
Leer Más

Terapia de pareja: 9 reglas para solucionar tus problemas de pareja

Aunque en ocasiones no lo parezca, somos seres racionales. Y si en ocasiones no lo parece es porque cuando la ira nos invade, la mente se nos nubla y quizá lo que sale por nuestra boca no sea lo más adecuado para solucionar nuestros problemas de pareja. Quizá nos desahoguemos por un breve período de tiempo, pero a la larga, terminaremos ocasionando graves estragos en nuestra convivencia. Y no es que no sepamos cómo tratar a nuestra pareja, sino que en esos momentos críticos perdemos lo que precisamente debería ser más importante, el sentido común.

Ya se sabe lo que dice el simpático proverbio de nuevo cuño: “no discutas con un tonto, porque primero te hará bajar a su nivel y después te golpeará con su experiencia”. Algo semejante puede aplicarse al mundo de las relaciones de pareja, en el que debemos evitar ser arrastrados a la espiral en la que parece haber caído la otra persona. Más que contraatacar de manera cada vez más fuerte, quizá sea más inteligente rescatar a nuestra pareja de su propia estupidez y ayudarle a mantener la cabeza fría. O, si tal cosa no es posible, tener en mente los siguientes consejos la próxima vez que el asunto esté a punto de írsenos de las manos.

Recuerda la navaja de Ockham

El fraile franciscano inglés Guillermo de Ockham alumbró lo que sería conocido posteriormente como el principio de parsimonia, que viene a decir que en igualdad de condiciones, la teoría más simple tiene más posibilidades de ser correcta que la compleja. Lo cual viene a cuento cuando comenzamos a construir castillos en el aire y a atribuir causas insospechadas al comportamiento de nuestra pareja. Probablemente la explicación más sencilla sea la verdadera, y si se le ha olvidado llamarte es porque realmente se le ha olvidado, no porque estuviese citada con su amante en un hotel a las afueras de la ciudad.

¿Por qué estás enfadado?

Intenta responder a dicha pregunta y descarta la primera respuesta: en muchos casos seguramente lo que tanto te haya enfurecido no sea el objeto de la discusión que se está manteniendo, sino otra razón más profunda o quizá un problema muy concreto que aún no se ha resuelto. En otros casos, ni siquiera tu pareja tendrá la culpa de tu enfado, sino que este puede haberse ocasionado en otro ámbito (trabajo, familia) y es ella quien está pagando los platos.

Para y deja que la otra persona se explique

No se trata únicamente de contar hasta diez entre exabrupto y exabrupto, sino también en dejar que la otra persona se explique y presente su versión de los hechos ante tus acusaciones. Quizá ello evite un aumento de la tensión hasta un punto de no retorno y solucione el problema sin necesidad de elevar el tono o sacar a colación otros temas. Nuestra mente funciona más rápido que nuestra lengua, y a veces una simple conversación sin alzar la voz sirve para convertir las sombras en luz.

Revisa tus argumentos

Muchas personas comienzan a discutir con una idea clara en su cabeza sobre lo que han de decir, especialmente si son ellas las que comienzan la confrontación. Ya que tan sabida tenemos la lección, quizá convenga revisar nuestra argumentación antes de pronunciarla en voz alta y, de esa manera, comprobar si lo que sugerimos es cierto o si se trata de una mera estratagema para hacer sentir mal a nuestra pareja. Si es así, quizá sea preferible tragarnos nuestras palabras.

Hazlo en el momento indicado

Para discutir apropiadamente sobre algo que nos molesta, también hay que saber cuándo hacerlo. El peor momento es, desde luego, cuando le tensión está a punto de explotar o en mitad de un cruce de acusaciones interminable, cuando las emociones nos hacen airear esos molestos trapos sucios que toda pareja tiene. Pero quizá tampoco sea muy apropiado aprovechar el buen rollo romántico para sacar a relucir aquel pequeño problemilla que ocurrió hace un mes y que hasta entonces no nos habíamos atrevido a comentar…

No pidas lo que no puedes dar

La estabilidad de una relación de pareja debe forjarse en el equilibrio más o menos simétrico entre ambos miembros: antes de acusar a la otra persona quizá convenga que nos paremos a pensar si estamos en disposición de exigir algo asía la otra persona o si es preferible, por el bien de ambos, pasar por alto pequeños detalles que en nuestro caso también han sido pasados por alto.

Una discusión no se puede ganar, sólo perder

¿Cuál es el fin de toda discusión de pareja? ¿Intercambiar exabruptos hasta que uno de los dos se dé por vencido y, convencido, pida perdón a su pareja y acepte que esta tiene toda la razón y nada más que la razón? ¿O simplemente hacerle comprender que uno de sus comportamientos nos ha molestado y que en lo consecutivo es preferible que se lo piense dos veces antes de volver a hacer algo semejante? Recordemos que muchas personas han ganado discusiones, pero a cambio, han perdido a sus parejas.

Los sentimientos no se discuten

El sistema judicial puede ser falible en ocasiones, pero la historia de las leyes ha proporcionado al ser humano una serie de herramientas racionales y útiles para solucionar sus conflictos. Por eso, quizá no sea tan mala idea tomar algunos de sus consejos y aplicarlos a nuestra vida en pareja, como es centrarnos en los hechos y no en las especulaciones. Es vital recordar que podemos tener algún desencuentro sobre los planes futuros o pasados, pero juzgar o anticipar sus sentimientos no nos hará más que realizar presunciones equivocadas.

Ponte en la piel del otro

Apelar a la empatía con la otra persona es uno de los consejos más habituales cada vez que surge una discusión, pero raramente se lleva a la práctica de manera estricta. Ello quiere decir que no estaría mal pensar cómo nos sentiríamos nosotros mismos si nuestra pareja nos espetase aquello que acabamos de reprocharle, si realmente somos justos al realizar tales acusaciones y si viene a cuento. Porque probablemente, la respuesta será negativa.

Seleccionado de El confidencial

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2013-11-29/9-reglas-para-solucionar-tus-problemas-de…

disfasadTerapia de pareja: 9 reglas para solucionar tus problemas de pareja
Leer Más

¿Está desgastada mi relación de pareja?

¿Está desgastada mi relación de pareja?

imageLas relaciones de pareja son muy diferentes al inicio que pasados unos años. Las relaciones comienzan normalmente con intensidad: deseo sexual, necesidad de saber más del otro,  deseo de hacer renuncias para que se sienta bien, necesidad de sentirse valioso y guapo para la pareja. La vida cotidiana, la necesidad de atender otros frentes como el laboral, los hijos, los amigos, y otras actividades de ocio poco a poco se van intercalando haciendo variar la intensidad inicial. La capacidad de cada uno para negociar necesidades, para dialogar, para tener objetivos propios y también ocio personal, son factores que suelen predecir la buena salud de la relación de pareja más allá del primer año.

Test de pareja. Valore la salud de su relación.

Valore con qué frecuencia se producen las siguientes afirmaciones:

  1. Me molestan gestos y actitudes de mi pareja.
  2. Suelo ser irónico para que se dé cuenta de lo que me molesta.
  3. La conversación acaba a menudo con frases del tipo: “pues vale”, “lo que tú digas”, “claro es que tu lo sabes todo”…
  4. Pasamos días sin llamarnos durante la mañana o la tarde.
  5. Tiendo a responsabilizar al otro de lo que no ha hecho o podría haber hecho mejor, especialmente cuando se producen consecuencias negativas.
  6. Le recuerdo frecuentemente, lo que hace mal (se olvida de hacer tareas y recados pendientes, la manera de hacer las cosas…)
  7. Pasan semanas sin tener relaciones sexuales.
  8. Me cuesta hacerle caricias o darle besos a lo largo del día.

Si tras hacerse estas preguntas detecta que la mayoría de las veces la respuesta es sí, y ocurre a menudo, es que la salud de su relación de pareja no es buena. Si aún no existen secuelas y quiere conseguir frenar el deterioro y mejorar su relación de pareja, valore hacer esfuerzos por romper las inercias negativas o pedir ayuda a un psicólogo clínico. Es parte de nuestra labor clínica prevenir y dar pautas para revertir estas situaciones.

¿Cómo sé si mi relación de pareja está mal?

Lo más importante es valorar nuestras sensaciones. Valorar el número de conflictos, el diálogo, la capacidad para realizar tareas juntos, el deseo sexual… Una relación de pareja puede pasar por etapas que no sean especialmente apasionadas o divertidas, pero lo importante es que no se cronifiquen y que paulatinamente se vayan reconduciendo hacia la cercanía y la sensación de que somos mejores cuando estamos con el otro.

¿Qué hay que tener en cuenta para evitar el desgaste en la relación?

parejaAl inicio hablaba de varias capacidades que son especialmente indicadoras de buena salud de la relación de pareja: La capacidad individual para negociar necesidades, la capacidad de diálogo y la capacidad para crearse objetivos propios y ocio personal. Dicho de otra forma, cuanto mejor se sienten las personas que componen la pareja, cuanto mejor se llevan consigo mismas, mejor es la relación que establecen con el otro. Cuando uno se ve capaz de entretenerse, de quedar con amigos, de ganarse la vida… hace que los compromisos de pareja que asumamos sean fuertes y además hará que el otro se sienta especialmente orgulloso de haber sido el elegido por encima de otras personas.

Cuidado con expresar cariño sólo cuando se quiere tener una relación sexual

Por supuesto, además del bienestar de los componentes de la pareja es necesario trabajar por la propia relación: actividades de ocio comunes, relaciones sexuales en plazos de tiempo no superiores a 15-20 días entre ellas, atender a las necesidades y peticiones del otro, fomentar el compartir emociones, preocupaciones e ilusiones. Es importante la expresión de cariño por medio del contacto físico (caricias, besos…), Hay que tener cuidado y no confundir expresar cariño sólo cuando se quiere tener una relación sexual. Hay que crear planes con fecha, es bueno que haya una meta común: ir a una fiesta, comprar algo juntos, apuntarse a un curso de padel…

¿Todas las relaciones de pareja pueden salvarse?

Por desgracia no, no siempre lo que unió a la pareja inicialmente es suficiente para que mantenga la unión después. La capacidad para elegir a una pareja, la personalidad de cada uno y la necesidad de encontrar a alguien son factores que influirán en la compatibilidad de la pareja a largo plazo. El artículo titulado ¿Por qué mi pareja era muy dulce y cariñosa, y ahora se enfada conmigo todo el tiempo?, describe perfectamente alguno de estos aspectos. No deje de leerlo.

¿Está desgastada mi relación de pareja?

disfasad¿Está desgastada mi relación de pareja?
Leer Más

Éxito totaaaaaallllll: Flubber casero conseguido

Hola, holaaa !!!

Tras un intento fallido hemos conseguido que nuestro flubber casero sea un éxito toaaalll.

Dentro de los talleres que estamos disfrutando con nuestros nenes, teníamos pendiente y les debíamos a ellos realizar con éxito el flubber casero.

En el anterior taller enmarcado en el desarrollo de las habilidades sociales, nos vimos obligados a encauzar la frustración generada al no conseguir cuajar la mezcla de pinturas, purpurinas, cola, etc..que manejábamos para crear nuestro flubber.

Así que ahora damos por finalizado este taller que tanto costó.

Por fín ahora nuestro tarro de la calma que tan bonito hizo Alma no estará solo.

BRAVO CHIC@S

disfasadÉxito totaaaaaallllll: Flubber casero conseguido
Leer Más

Error en nuestra dirección e-mail

Hola amig@s de Disfas !!!

Os informamos que hay un problema con la dirección mail de info@disfas.es y mientras lo arreglamos os atendemos en disfas.es@gmail.com, en nuestra página de facebook y también en twitter. Perdonad las molestias.

disfasadError en nuestra dirección e-mail
Leer Más

5 métodos para volverte más inteligente

Te voy a contar no uno, sino 5 métodos de eficacia probada para volverte más inteligente. Además, lo mejor es que puedes usarlos todos a la vez y acumular sus efectos.

En los últimos años, la neurociencia ha avanzado a pasos agigantados. Eso no significa que hayan descubierto la pastilla para volverse más inteligente de golpe, pero se han multiplicado los estudios sobre el cerebro y se han desarrollado tecnologías que permiten ver qué ocurre en su interior de un modo muy preciso. Uno de los resultados de estos avances es que ahora sabemos que hacernos más inteligentes está al alcance de nuestra mano. Veamos cómo:

disfasad5 métodos para volverte más inteligente
Leer Más

¡Estrenamos Blog!

Estrenamos nueva web y nuevo blog, esperamos que sea de tu interés y estés al tanto de todos los artículos de psicología que publicaremos.

El Equipo Disfas.

disfasad¡Estrenamos Blog!
Leer Más